Últimos temas
» Registro de cámaras de Gringotts (Obligatorio)
Mar Ago 16, 2016 11:45 pm por Dobby

» Cámara Phoenix
Mar Ago 16, 2016 11:45 pm por Dobby

» Registro de avatar (Obligatorio)
Mar Ago 16, 2016 5:23 pm por Dobby

» Registro de curso (Obligatorio alumnos)
Mar Ago 16, 2016 5:16 pm por Dobby

» ID Scott Phoenix
Mar Ago 16, 2016 4:17 pm por Winky

» Petición de rol
Lun Ago 15, 2016 9:29 pm por Alaric Köller

» Flores que florecen (Emily C. Roach)
Lun Ago 15, 2016 5:53 pm por Emily C. Roach

» Girls just wanna have fun! (Ems' RS)
Dom Ago 14, 2016 9:33 pm por Emily C. Roach

» Petición de licencias
Miér Ago 10, 2016 11:53 pm por Dobby

Afiliados Élite (08/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Vía lechuza (Nash M. Davis)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vía lechuza (Nash M. Davis)

Mensaje por Rosalie S. Novotný el Mar Ago 02, 2016 10:44 pm

Miércoles, 13 de septiembre. 17:30h.

Apenas ha comenzado el curso, pero evidentemente no voy a estar tanto tiempo sin hablar con papá, no sé con qué frecuencia lo hacen los demás, pero yo le envío muchas cartas a mi papá y también me comunico vía lechuza con el tío Jackson, mi comunicación con el tío Paul suele ser más bien a través de Jane, cuando ella recibe o manda cartas a sus papás. Después de salir de la clase de Pociones, en la que Snape ha vuelto a enfadarse porque la poción que estaba haciendo casi ha hecho que se derritiera mi caldero, fui al Gran Comedor junto a Mimi. Me senté a comer como si hubiese estado sin alimentarme durante un día entero y después me fui a la biblioteca a leer por enésima vez Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

Después de un rato cerré el libro y fui a dejarlo al dormitorio de las chicas de cuarto curso de paso que iba a por un poco de pergamino, una pluma y un tintero. Después bajé a la sala común y allí me encontré con Genevieve, la bola de pelo negra, y yo me puse a escribirle una carta a papá sobre las cosas que he estado haciendo en Hogwarts y sobre lo emocionada que estoy por el próximo partido que habrá de Hufflepuff contra Slytherin. Doblo la hoja de pergamino, la meto en un sobre y después de guardar los materiales en mi baúl otra vez salgo de la sala común seguida de mi gata y me dirijo dando saltitos a la torre del nido de las lechuzas mientras tarareo una canción inventada. Subo las escaleras con cuidado para no caerme, pues ya me pasó una vez, y después le ato la carta en una pata a una lechuza parda preciosa que me cae muy bien y ella de inmediato se va volando.
avatar
Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 23/07/2016
Ver perfil de usuario

Rosalie S. Novotný
Cuarto curso Hufflepuff

Volver arriba Ir abajo

Re: Vía lechuza (Nash M. Davis)

Mensaje por Nash M. Davis el Miér Ago 03, 2016 8:51 pm

Todos los miércoles, sin falta, me veo implícitamente obligado a mandarle una carta a mis queridos progenitores. Y digo implícito porque no es algo a lo que me hayan obligado a hacer poniéndome apuntándome con una varita pero, de no hacerlo, me llevaría una gran reprimenda de mi madre. Si, bueno, a mi muggle madre le encanta saber que hace su mágico hijo menor cada momento de su vida. Le encantaría que le mandara cinco cartas diarias pero eso acabaría matando a mi lechuza y, ademas, no se me puede pedir tanto. ¿Por qué los miércoles? Simple: en mi séptimo año, los miércoles eran los días en los que mas horas libres tenía por la mañana de modo que podía escribir la carta por la mañana, mandarla al momento, y antes del anochecer, mi lechuza Bowie aparecería en Belfast con una carta para los Davis. De modo que eso fue lo que hice ese miércoles: en cuanto llegó mi primera hora libre de la mañana me largué a la biblioteca con la pluma y el pergamino cargados y listos para disparar. Me senté en una mesa del fondo, algo apartada, para poder concentrarme mejor y poder explicarle a mis padres todo lo nuevo que había pasado desde el miércoles pasado, ademas de responder a las cuestiones que me preguntaron en su última carta. Mi madre solía responderme nada más recibir mi carta, así que yo ya tenía una carta el doble de larga de su parte justo el jueves por la mañana. En esta ocasión respondí a sus preguntas acerca de mis exámenes (acabábamos de empezar el curso y ya iba directa a la chicha del asunto) y otras tantas cosas sin importancia. Le expliqué por centésima vez de que se trataba el quidditch, que era el equipo de Hufflepuff y sobre mi importante puesto en este como guardián, además de que en breve comenzaría la temporada con un partido Hufflepuff-Slytherin en el que esperaba dejarme la escoba si fuera necesario. A mi madre no le gustaba que jugara al quidditch, pensaba que era un peligroso deporte mágico en el que podría morir, y no se equivocaba del todo, pero también sabia respetar la pasión que había adquirido para con este deporte cuando lo descubrí en primer año.

  Esa misma tarde salí del castillo dirección del nido de las lechuzas, una gran torre donde podías encontrar a tu lechuza pasándoselo bomba con las lechuzas de otros. Normalmente, mi lechuza Bowie se encontraba en este lugar. Supongo que lo prefería a la habitación con olor a pies que me veía obligado a compartir con otros tantos compañeros de Hufflepuff. En fin, casi una docena de adolescentes en una misma habitación dejan rastro. De modo que, a estas alturas, ya ni me molestaba en mirar si andaba por la habitación. Años de practica, supongo.

  No esperaba encontrarme a mucha gente en el nido a esas horas de la tarde, la gente solía estar estudiando o mandaba las cartas en fin de semana, por lo que me alegró el día ver a una personita atando su carta a la pata de la lechuza en las escaleras. Como está de espaldas a mi, subo las escaleras con sumo cuidado para que no se percate de mi presencia y, cuando estoy a menos de un metro de ella, acelero y la agarró por la cintura para levantarla en el aire y la mantengo así un rato. En fin, es un peso pluma. –¡Buenos días, Rosie!– exclamo mientras aun la tengo en brazos y luego vuelvo a dejarla en su sitio. –No esperaba encontrarte por aquí. ¿Para quien es la carta? ¿Algún noviete que tienes en Inglaterra?– pregunto mientras le alboroto el pelo con intención de chincharla pero sin borrar la sonrisa de mi cara. Al momento aparece mi lechuza Bowie volando y se posa en mi cabeza. Le tengo ese truquillo enseñado para que no tenga que pasarme la vida buscándolo entre tanta lechuza y, como mide solo 22cm no pesa mucho y no me molesta. Le ato la carta para mis padres a la pata y Bowie se va volando por la ventana sin necesidad de más información.

_________________
This is how we do, YEAH

Mr. Davis:

avatar
Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 01/08/2016
Ver perfil de usuario

Nash M. Davis
Séptimo curso Hufflepuff

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.